Contamos con más de 12 años en el mercado de Rematadores Públicos, siendo rematador del Poder Judicial, del Banco Hipotecario del Uruguay y de la Agencia Nacional de Viviendas.

Contamos con local propio y depósito judicial de bienes.

Gran parte de nuestros clientes son empresas particulares, las que nos confían sus bienes, nuevos o usados, saldos de importaciones, maquinarias y mercaderías más diversas.

El remate público es un instrumento de venta cristalino, dado que todos los interesados pueden saber el valor final pago por él, las diferentes ofertas, la evolución del precio y el pago es contado.

El circuito Bancario también confía en el remate para vender bienes recuperados de clientes, por lo tanto, confíe en éste sistema de venta, es ágil, claro y cristalino.

Lo asesoraremos sobre la mejor manera de vender su bien, el mejor momento para hacerlo, asegurando la cobranza en forma inmediata.